jueves, 6 de septiembre de 2012

Me arrolla la intensidad de la vida,
me enrolla, 
me subsume,
me incompleta.

Arrasa con la estabilidad anímica.
Me vacía,
me desordena,
me caotiza.

Mar de llanto y después...
Te resignifico,
rompo tu idea
y deconstruyo el deseo,

y a vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario